Seleccionar página

12/06/2014. Al igual que está ocurriendo en el sector de la educación infantil, al amparo de la crisis y de la necesidad de los ciudadanos, la piratería y la ilegalidad también están haciendo mella en el sector de la enseñanza privada de idiomas. Los ciudadanos, que son engañados económicamente y en sus expectativas ante promesas de aprendizaje imposibles de cumplir, y la imagen de los centros que cumplen con toda la normativa y mantienen altos baremos de calidad en sus enseñanzas, son los principales perjudicados por este fraude.

Así lo denuncian en el diario El País, la Federación Española de Centros de Enseñanza de Idiomas (FECEI) y Asociación de Centros de Enseñanza de Idiomas de Andalucía (ACEIA) quienes alertan del incremento de la aparición de academias de enseñanza de idiomas piratas, propiciadas por la necesidad de acreditar el nivel de conocimiento de una lengua extranjera por el plan Bolonia. “Hacen promesas imposibles de cumplir e incluso usurpan el nombre y la imagen de instituciones acreditadas como Cambridge y Trinity -explica Juan Moreno, presidente de la Unión de Consumidores de Andalucía a este diario-, que ha lanzado una campaña junto con la ACEIA para advertir de estos fraudes”, subraya El País.

Pueden continuar leyendo el artículo completo aquí